En 1977 construyó su primera marioneta: Petruska, versión rusa del personaje de Polichinela. Titiritero e investigador, Pepe encontró inspiración no sólo en el teatro sino también en los cómics: el “Makoki Chow” (1988) del homónimo protagonista de Gallardo y Mediavilla, cuenta las aventuras de un personaje enloquecido, expresión de la contracultura emergente de los años de la transición española, así  como su personaje Europa con su troupé de políticos y otros personajes.









¡